Etiquetas

Hola, bueno pues aqui estoy escribiendo sobre ésto que nos piden, hablar de quiénes somos o soy a través de un objeto. Pensando en esto vino a mi memoria una película que recién ví,  se trata de la película Guten tag Ramón, en español: Buenos días Ramón. ¿Por qué quiero hablar de ella? Bueno porque creo que refleja algunos valores y emociones que son importantes  y que creo que nos acercan como personas. Si alguien ya la vio pues recordará también algunas cosas sobre la película conforme voy narrando mi experiencia de ella, espero no “quemarla” si alguién lee ésto y se le antoja verla o no, después.

La pelicula trata sobre un chico joven que vive en una población del estado de Durango asediada por el narcotrafico, en donde nadie progresa por que no hay muchas opciones, o te unes al narco o emigras al norte. Este chico decide no unirse al narco, lo cual me empieza por parecer admirable, pese a la situación de pobreza que vive. Después de, creo, 5 intentos fallidos de emigrar al norte, un amigo le cuenta que una tía de él, vive en alemania en donde no hay migra y no necesita visa… así que Ramón reune la cantidad de dinero necesaria, ya no me acuerdo cómo, y se va a Alemania sin siquiera saber del clima, idioma  etc. Se va sólo con su buena memoría que es capaz de seguir las instrucciones para llegar a la dirección de la mencionada tía de su amigo. Para mala suerte de Ramón la tía ya no vivía en la dirección a la que meticulosamente siguió. Así que se encuentra en una situación de un aislamiento muy fuerte, sin conocer el idioma, sin dinero y sin el abrigo necesario. Asi que se pone a hacer lo que vé, que es pedir limosna y así es como conoce a Ruth una enfermera jubilada que vivia sola en un edificio para gente en su misma condicion, de jubilados. Ella se compadece de él y comienza a ayudarlo, ofreciéndole su sótano para que viva y encontrándole empleo como maestro de baile de los jubilados que viven en el edificio, además de como mandadero de los mismos. Ruth es una mujer compasiva y muy solitaria. Su historia contada a Ramón, en su propio idioma, por lo cual Ramón solo se puede guiar por el sónido de la voz, los gestos de la cara de Ruth, entre otros rasgos, los lleva a conectarse por éste trato y confianza mutua que se ha ido desarrollando entre los dos. En el caso de Ruth su vida llena de la  soledad  que le deja el  trauma por los efectos de la segunda guerra mundial…. Bueno mejor no les cuento en final por si se les antoja verla. Mejor les hablo de lo que me impacta: por una parte la alegría del jovén Ramón que pese a la situación que esta viviendo es capaz de conservar su alegría, entusiasmo y sus valores de cuidar, proteger, colaborar con otros. De Ruth ese amor y compromiso por la persona, de estar atenta a lo que el otro necesita, de seguro su vocación como enfermera le dio esta capacidad y sobre todo su generosidad al darle a Ramón los ahorros de su vida al saber que a ella no le quedaba mucho tiempo para vivir sola por su estado de salud y pasaría a vivir a un asilo. Ya ven ya termine contandoles el final, lo siento….Bueno, en fin creo que estos valores que he ido mencionando son los que me comueven y me ayudan a verle el lado bueno a las personas. Creo que mucha gente, pese a lo que se dice de la violencia, el narcotráfico, etc, somos buenas personas, con dificultades claro, pero que estamos luchando por crecer, resolver lo que nos toca en esta vida y salir adelante. Cada uno de nosotros nos brindamos desde cada una de nuestra trinchera, con lo que sabemos hacer, haciéndolo lo mejor que podemos, a veces nos saldrá y a veces no. En fin creo que parte de mi identidad es tener esta creencia en el ser humano, en la humanidad pese a todo, en la capacidad de las personas que sufren tanto y soportan tanto y siguen adelante… y sobre todo en la capacidad de crecer conscientemente….Gracias por leerme…

Anexo tambien dos link por si quieren revisar algunas críticas a la misma película:

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2014/09/16/permanencia-guten-tag-ramon-agradable-sorpresa

http://www.excelsior.com.mx/opinion/la-critica/2014/08/27/978409

Anuncios